Encuéntrate, para no perderte jamás.

Encuéntrate, para no perderte jamás

Todos y cada uno de nosotros deberíamos acudir, por lo menos una vez en nuestra vida, a terapia – Que narices, dejémonos de eufemismos y llamemos a las cosas por su nombre– Todos y cada uno de nosotros tendríamos que ir a lo largo de nuestra vida a un psicólogo/a. Y si lo realizamos de manera habitual, mucho mejor.

Así, de esta manera tan contundente doy inicio al post de hoy después de un par de semanas de necesario descanso. Porque el descanso, la desconexión, además de necesario es imprescindible.

¿Por qué realizó una afirmación tan, probablemente, polémica o incómoda ante los ojos de una sociedad moderna incapaz de asumir la tarea del auto conocimiento personal? Muy sencillo, porque no dedicamos ni un solo minuto de nuestra vida a saber realmente quienes somos. Algunos de vosotros pensaréis y os atreveréis a afirmar… «Si yo me conozco muy bien, sé que me gusta, que no, las áreas que se me dan bien, cuáles son los campos en los que no me desenvuelvo como me gustaría…» y un largo y aburrido etcétera que realmente confirman la necesidad de acudir a un especialista.

Llenamos nuestra vida de momentos, planes a horas vista, con tal de no detenernos a observar y sentir hacia dentro. Buscamos fuera, en lo inmediato y superfluo, lo que se encuentra, con tiempo, dentro, en la profundidad de nuestro propio ser.

¿Sabias que controlando los pensamientos, un «simple» pensamiento, eres capaz de controlar las emociones? Parece sencillo e incluso lógico, pero ¿lo has intentado alguna vez? Seguro que no, te recomiendo hacerlo. Requiere de práctica y de unas herramientas concretas, difíciles de encontrar por uno mismo, para obtener resultados perceptibles. Pero una vez alcanzadas  y trabajado las técnicas necesarias, te sientes diferente, con un mayor poder sobre ti mismo que se traslada en una seguridad personal inequiparable que incluso el resto de personas es capaz de percibir.

Resolver conflictos de la manera adecuada, aprender a exteriorizar y expresar nuestros sentimientos de forma correcta, practicar el no, establecer límites que consideramos inquebrantables o infranqueables en nuestras relaciones, ya sean sentimentales, laborales, familiares o sociales… Son solo unos pocos y escasos ejemplos más de lo que podemos alcanzar, acudiendo a buen profesional en busca de las herramientas necesarias que nos aporten las habilidades indispensables para salir de manera adecuada de las diferentes situaciones que nos encontremos en nuestro día. Por si fueran pocos motivos con el peso suficiente como para hacerte cambiar de opinión respecto a la cuestión que hoy nos ataña, añado al hecho de ser capaces de sobrellevar estas cuestiones de forma adecuada o precisa, el ser capaz de salir fortalecido de las mimas. En definitiva un trabajado personal, capaz de reportar las herramientas necesarias para obtener una vida con plenitud de éxitos en los diferentes campos existentes.

¿Terapia (acudir al psicólogo)? Por el bien del resto de la humanidad y sobretodo y ante todo, por uno mismo: Sí, por favor.

MiFaDeLoSu

¿Te ha gustado el post? ¡Deja un comentario!