Bajo el azul,  Mi fábrica de (los) sueños,  Soñando por el mundo

Girona, calidad al bucear

En esta ocasión, el destino me llevó hasta Girona (Cataluña, España). Concretamente a la zona de L’Escala. Costa conocida como la costa Brava, gracias a su paisaje agreste y escarpado.

El lugar, para los que todavía no habéis tenido la ocasión de descubrir, apaciguador. También he de admitir que esta vez la aventura consistía en eso precisamente: Buscar un poco de paz interior, en un lugar que invitara a ello. No hay que olvidar que el entorno es un factor imprescindible, para calmar los demonios que en ocasiones llevamos dentro y deciden revelarse contra todo pronóstico.

Por ello, opté por un plan inmejorable para conseguir el objetivo del que hablaba unas lineas más arriba: Autocaravana, camping y alguna que otra inmersión como actividad de riesgo. Y es que existen pocas cosas tan reparadoras, como el contacto pleno con la naturaleza.

Pero en este post, como viene siendo habitual en la sección, la reflexión la dejo a un lado y me centro en la propia experiencia, las sensaciones, a la hora de bucear con algún club.  Club, por el que nos decantamos mi ya inseparable compañero de inmersiones Aser (El guaperas que sale en las imágenes que encabezan este escrito)  y yo, por las múltiples referencias positivas que nos iban llegando de este “mundillo” tan apasionante, donde impera el respeto y la admiración por la fauna submarina, del buceo, al que nos hemos incorporado ambos. Aunque escuchar hablar bien de un servicio siempre es arriesgado, ya que nos creamos expectativas, y la decepción puede ser mayor que si no las tuviéramos.

Opinión sobre el Club de buceo:

Una vez más, la critica no decepcionó, y me uno a ese gran grupo de personas que recomiendan MateuaDive como una opción inmejorable a la hora de bucear, en este paraje tan singular y diferente, capaz de atrapar a los mayores nómadas del planeta.

Dicho lo cual, me adentro un poco en mi reciente recomendación y explico de lo que me pareció más significativo, respecto a otros clubs:

  • Uno de los detalles que puede diferenciar a MateuaDive como club de buceo, de los visitados hasta el momento, es el material que se utiliza para practicarlo. Detalle sumamente importante para aquellos que se inclinan por no comprar un equipo al completo. Y es que no somos pocos los que decidimos optar por el aquiler de material en nuestras numerosas inmersiones, en lugar de tener uno propio. Comprar, almacenar, mantener, facturar… puede ser un poco engorroso, a la hora de viajar, si tu objetivo único no sólo es bucear. Por este motivo, observar que el material está en buenas condiciones estéticas, y sobretodo técnicas, es fundamental.

Según nos relató Carlos, socio junto a su mujer Anna de MateuaDive, cada vez que finaliza la temporada, ponen a la venta los diferentes equipos utilizados por los diversos buceadores que optan por la modalidad de alquiler. De modo que cada año, el club, casi en su totalidad, dispone de equipaciones nuevas, y las que no, relativamente actuales. Aprovecho para opinar, que me parece una inmejorable forma de hacerse con un equipo seminuevo de una manera económica (si os interesa, dejo el enlace de su página aquí, para que os pongáis en contacto con ellos, ya que desconozco a través de que plataforma realizan las ventas).

  • Otro de los aspectos que me parecieron significativos, fueron las correcciones de Carlos (Guía de nuestra primera inmersión) respecto a mí técnica. Concretamente, respecto a la flotabilidad. Como he mencionado anteriormente en otros posts de buceo, que podéis encontrar en la categoría viajes de mi página web, me considero neófito en el mundo subacuático y, sinceramente, agradezco especialmente las correcciones. Si además, estas últimas, van acompañadas de papel y bolígrafo explicando los conceptos básicos, de lo que en ocasiones carezco, para subsanar y mejorar las experiencias bajo el agua, todavía más agradecido si cabe. Es importante recordar, que solo se contrata un guía, no un profesor  particular que se preocupe de perfeccionar nuestra técnica, así que este tipo de servicio extra, siempre hay que valorarlo.

Dos motivos, desde mi punto de vista de suficiente peso, para elegir MateuaDive a la hora de realizar inmersiones en L’Escala (Girona).


Una vez destacados los aspectos más relevantes del Club, es hora de tratar las sensaciones que pude sacar de las dos inmersiones que realizamos como previo, a nuestro viaje a Maldivas. Sí, ¡NOS VAMOS A MALDIVAS! Viaje en el que obtendremos la titulación Advanced Open Watter, titulación que habilita a realizar inmersiones de hasta 30 metros de profundidad, además de poder realizar inmersiones nocturnas y navegación subacuática, entre otras capacitaciones más.

Inmersiones:

Comienzo con la primera, desarrollada en Port del Rey (Cala Montgó): Unos 20 metros de profundidad, visibilidad a 20 de septiembre perfecta y temperatura de agua con traje largo, inmejorable (la prenda disponía de capucha, y no fue necesario colocársela). La verdad es que en esta ocasión no tuvimos la oportunidad de observar mucha fauna submarina, quitando un pulpo, algún que otro erizo de mar y varias especies de peces autóctonos del lugar, pero como he comentando en más de una ocasión, simplemente con adentrarse en las profundidades submarinas, es suficiente para alcanzar la tan ansiada paz interior. La duración de la inmersión: sobre los 49 minutos. He de añadir que he podido observar que en la primera inmersión, después de un tiempo sin practicar la modalidad, el consumo de aire que necesito suele ser más elevado que en las posteriores.

Y para terminar mi vivencia, os dejo con la segunda y última inmersión que efectuamos en Cala Viuda, situada a escasa distancia de Punta del Mila:  Las sensaciones respecto a temperatura del agua, parecidas, por no decir iguales a la inmersión anterior. En cuanto a la profundidad, nos quedamos por encima de los 16 metros: suficiente, ya que no es tan importante el número de metros que se descienden, sino el paraje, la fauna o lo característico del lugar. Es más, una de las inmersiones que con más cariño recuerdo tuvo lugar en Tenerife, donde nos adentramos en tan solo 10 metros, pero en la que tuvimos la oportunidad de disfrutar de la compañía de múltiples mantas y rayas (os dejo el enlace del Post, que va acompañado de un video donde se puede disfrutar de la aventura, aquí).

En esta segunda y última salida las cuevas eran patentes, y la dificultad de las mismas, relativamente sencilla para un Open Watter. Inmersión prometedora, hasta que la visibilidad nos privó de la posibilidad de adentrarnos en alguna de ellas, las cuales tenían en su interior varias cámaras de aire. Una lastima. Realizo ahora una observación respecto a la visibilidad; Es la primera vez que me adentro en las profundidades del mar con zonas de tan poca visibilidad debido a las circunstancias meteorológicas del momento, y es algo, que impacta la verdad. El no ver a casi dos metros de distancia es algo que desconcierta, y que asusta un poco. También añado, que la decisión de cambiar de recorrido de nuestro guía Ignasi, me pareció muy acertada y profesional (otro detalle a añadir, a lo expuesto anteriormente sobre MateuaDive). Tiempo de inmersión en esta ocasión, rozando los 60 minutos. Todo un récord para nosotros.

Dicen que siempre hay que dejar algo pendiente para así tener una excusa y poder volver a un lugar. Así que tenemos algo pendiente, en Girona, con nuestros amigos de MateuaDive.

MiFaDeLoSu

 

El video que se muestra en este post esta íntegramente filmado con el siguiente producto:

¿Te ha gustado el post? ¡Deja un comentario!

Translate