Mi fábrica de (los) sueños,  Reflexiones,  Relaciones Sentimentales

Mereces un amor adulto

Mereces un amor adulto

A lo largo de tu vida vivirás diferentes tipos de amor. Pero hay dos de ellos que te marcaran de por vida: El amor adolescente y el amor adulto. Y ambos estarán determinados por la persona con la que decidirás compartir tu tiempo y por la etapa personal en la que te encuentres.

Por un lado, vivirás el amor adolescente. Se caracteriza por ser un amor más inmaduro, pasional u hormonal, desenfrenado, alocado e inevitablemente, inevitable. Pero también será fugaz, idealizado, egoísta, inestable y como no, doloroso. Quizás por todo esto, será como no inolvidable. Será primer tipo de amor que sentirás en tu vida. Condicionado por la propia inmadurez y falta de experiencia en el asunto. Ello no quiere decir que se de en la pubertad, adolescencia o juventud más temprana. En no pocas ocasiones, se repetirá a una edad adulta relacionado a las inevitables y existentes crisis de pareja.

Por otro lado, en el extremo opuesto, en algún momento de tu vida, cansado de esos amores adolescentes que no suelen llevar a buen puerto, sentirás el amor adulto. Este amor será un amor mucho más responsable y serio. No tan pasional como el adolescente pero especial, bonito y sobre todo elaborado a fuego lento. Con un sabor diferente pero único. Inigualable tras su lenta pero concienzuda cocción. De esos que dices… ¡Umm! Quiero más de esto y a poder ser, todos los días de mi vida.

El amor adulto es un amor que se procesa desde el respeto, la implicación y la seguridad. Ésta última brindada por la adquisición del propio compromiso ejercido con la madurez individual y personal suficiente hacia el otro. No tendrá nada que ver con el amor adolescente pero tampoco tendrá nada que envidiar a la pésima calidad del amor adolescente.

El amor adulto consistirá es estar «ahí» siempre. Dejara de lado el egoísmo de hacer lo que uno quiere en todo momento para ceder a lo que la otra persona quiere, necesita o desea. Será una apuesta compartida. Un «win to win«. Un: Yo apuesto por ti, pero sé porque me lo demuestras, que tu lo haces por mi.

 

 

Carlos Ramajo para –MiFaDeLoSu

 

Precio: Producto no disponible

 

Translate

A %d blogueros les gusta esto: