Desarrollo Personal,  Mi fábrica de (los) sueños,  Reflexiones

¿Qué puede cambiar tu actitud?

¿Qué puede cambiar tu actitud?

Todos conocemos o podemos recordar a personas que a lo largo de nuestra vida, tras un a veces leve contacto, nos han parecido todo un ejemplo a seguir ya sea por su altruismo, su dedicación a los más desfavorecidos o desafortunados, o simplemente por sus principios y valores infranqueables.

Estos modelos a seguir o referentes son geniales y sobretodo necesarios. El contacto con ellos hace que nuestra conciencia sobre las cosas realmente importantes cobren una mayor y nueva dimensión.

Pero hoy, voy a dejar de lado a estas maravillosas personas y voy a centrar la atención en el modelo opuesto ¿Cuál sería él antítesis de un héroe? ¡Exacto! Un villano. En este caso, lo opuesto es aquel que lejos de ser un un ejemplo de conducta a seguir o imitar es cuánto menos, un ejemplo a evitar o reprochar.

Te preguntaras… ¿Por qué no centras tu análisis en los héroes ya que todos coincidimos en que son un modelo a seguir? La respuesta es realmente sencilla. Los «villanos» o las conductas que nos producen rechazo, malestar o esa sensación de frustración ante la injusticia que sufren las personas que tenemos a nuestro alrededor, son las que consiguen en las personas una fuerza motriz mayor e inigualable que faculta o capacita a los individuos que se ven expuestos a ellas a cambiar o a afrontar nuevos retos con dos objetivos principales: Hacer justicia y cambiar las «cosas» que se hacen, en ocasiones, desde una posición autoritaria y dictatorial. Los héroes siempre han existido gracias a que con anterioridad, estaban los»villanos». Es decir, los villanos también son necesarios.

Pero no todas las personas están dispuestas a aceptar el reto, salir de la zona de confort y afrontar dichas actitudes, de hecho la mayoría de las personas suele simplemente echar un paso atrás ante las injusticias y se limita a observar sin ni siquiera reprochar tales conductas. Siempre es minoritario el número de personas que da un paso al frente y decide arriesgarse, independientemente del resultado, a dar la cara ante una injusticia. Pero las que lo hacen como recompensa menor, obtienen un crecimiento personal infinitamente mayor.

La verdad es que nunca he sido muy de héroes de cómic pero siempre he tenido algo muy claro; si tuviera que elegir un héroe, ese sería el hombre murciélago: Batman ¿Sabéis por qué? Porque es el único de todos ellos que realmente no tiene ningún poder, tan solo se vale de sus virtudes, los recursos a su alcance y el ingenio para hacer el bien.

Con todo esto no pretendo que seas un héroe o una super heroína, no. Pero sí te animo a que intentes poner en practica algo tan sencillo como la empatía y ante aquellas injusticias de las que seas testigo pongas un poco de esa actitud tan particular de los héroes. De ti, única y exclusivamente de ti, depende marcar la diferencia y crear un espacio común mejor para todos.

La próxima vez que te cruces con un «villano» no te lamentes, puede ser el empujón que necesitabas para alcanzar un nuevo objetivo de vida. Aquellas personas que quieres lejos de ti, puede que sean tu motivación personal para mejorar aún más.

Carlos Ramajo para –MiFaDeLoSu

¿Te ha gustado el post? ¡Deja un comentario!

Translate

¿Te gusta el Blog? ¡Hazlo saber en tus redes! O síguenos en ellas... ;)

A %d blogueros les gusta esto: